El informático que consiguió que Gallo completase el abecedario en su sopa de letras

03 junio de 2014

Soplaban vientos del sur en aquel 2007 en el que un informático de Barcelona llamado Abel Navas, bromeaba con una amiga ante la posibilidad de que el paquete de sopa de letras Gallo contuviese todas las letras del abecedario o no.

Entonces, se lanzó a las filas del supermercado y regresó cargado con una misión: volcar el contenido de la pasta sobre la mesa de su cocina y darle un minucioso repaso. ¿El resultado? Faltaban la W y la U. [Vaya con los de Pastas Wallu… – pensó.]

Su curiosidad le llevó a enviar una reivindicativa misiva by email a Gallo, con la única intención de saber si efectivamente esas dos letras no se fabricaban, por alguna limitación del proceso, o simplemente se las habían comido de su paquete de pasta. Mientras tanto, contactó con algunos medios de comunicación, creó un blog y generó un interés significativo [recuerda que en el 2007 la saturación de contenido no era la de hoy] que se resumió en una campaña denominada: “Me faltan letras”.

Sopa de letras

Unos días más tarde, la Directora de Comunicación de Gallo respondía con una carta no menos cachonda a Abel, confirmando que las limitaciones técnicas de los moldes, eran las causantes de la ausencia de esas dos letras:

Apreciado consumidor,

A pesar de que existe una justificación técnica para que no hayamos fabricado la “U” y la “W” ( y es que son dos letras sin puntos de apoyo suficientes para asegurar que no se deformen durante su producción), podemos invitarle a que visite nuestras instalaciones y compruebe, in situ, cómo se fabrica la pasta y que no tenemos escondidas esas consonantes por ninguna parte.

Lamentamos, profundamente, que las Ursulas, Eustaquios, Wenceslaos, Eusebios, etc… tengan dificultades para escribir su nombre y que Vd. haya perdido la apuesta, no obstante, les sugiero a todos que usen la M al revés como W. Con la U sólo se me ocurre recurrir a la C, aunque, la verdad, cuela poco…

S.E.
Directora de Comunicación

Ni se imagina la tentación que he tenido de escribir toda la parrafada anterior sin ninguna “u”…

El buen humor de Gallo y la repercusión online no fueron el único resultado de todo esto. Desde Gallo apostaron por renovarse y adecuar su tecnología a los tiempos, no solo incluyendo la W y la U en nuestras sopas, ¡en menos de 3 meses!, sino también la Ñ, la @ y la Ç, para disfrute de portugueses y catalanes.

Sin duda un gran hurra a Gallo. Para que los del candado del boli Bic aprendan cómo tomarse las estrategias…

En Perspectiva Cónica encontrarás colecciones y reflexiones con una perspectiva diferente... Puedes escribir tu comentario más abajo o unirte a la conversación en Facebook, Twitter o G+.

Despedidas de soltero

Post anterior:

Ellos y las despedidas de soltero

El canto del pájaro

Post siguiente:

Yo sabía que los pájaros enjaulados podían cantar…

otras cosas chulas...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.