Si lo pide, no se lo des.

17 agosto de 2014

Años de experiencia me han llevado a aprender que, cuando lo quieren, mejor no se lo des. Porque cuando se lo das, te ves obligada a escuchar lindezas como “no quiero que lo hagas todo por mí”, “haz lo que hacías antes de conocerme” o, mucho mejor, “necesito mi espacio”. Pero, si nunca llegas a dárselo y juegas su juego, te pedirá la vida, la copia de las llaves de tu piso y hasta el cepillo extra que guardabas entre los artículos de aseo personal “para los invitados”.

Los hombres son complejos. Su complejidad es directamente proporcional a la ciudad en la que residen (1) y al estado civil de sus “amigotes” (2). No esperes que un hombre en Madrid, por poner un ejemplo, te declare su amor ciego antes de cumplir los 30, beberse 15 copas, o que todos sus amigos tengan novia ya (variables acumulativas, aviso).

La ciudad les encanta, se compran motos para ligar, ropa para ligar, y básicamente todo lo que hacen, desde coger el metro, escoger garito, hasta tomarse un helado mientras fingen que admiran las margaritas en un parque, se destina a resultar atractivos para otras (sí, aunque te hayan conocido ya).

Una cosa es lo que te susurren al oído mientras os miráis sobre el colchón como si no hubiese un mañana, y otra la realidad. En ese cuarto no había “chavalas”, “modernitas”, “pivas”, “pivones”, o #comoquieraque cada tribu del esperma suelto nos suela denominar (puedo confesar que, en ocasiones, me pierdo con tanta jerga). Es amor de momento flojo. Lo sabes, ellos no. Por eso debemos ligar en los pueblos.

Pero antes de continuar con la campiña española, mención a parte a la debilidad que les entra si sus amigos se echan novia. Sus mundos se desintegran, ellos intentan asentar cabeza (por imitar), rebotando rodilla contra el suelo en algún caso (sin retorno). Pero, todo se queda en agua de borrajas cuando el “amigote” predilecto recupera la soltería.  Entonces, el “amor verdadero” desaparece, y vuelta a empezar. Porque les gusta ligar en manada, traerse a casa chatis en manada, comentarlo en manada… No hay más.

#soncomplejos #yeswecan

Creo que dejaré el capítulo de los pueblos para otro día… porque, como venganza, me tomaré el resto del día libre para admirar las perfectas posaderas del perfecto X-Men, y ese momento en el que, 15 minutos tras comenzar la peli “X-Men: Días del Futuro Pasado” cambió mi vida para siempre.

Gracias Hugh Jackman por existir y recordarnos que sigue existiendo el hombre (-lobo) perfecto.

#estoyposeida #mividahacambiado #cosasporlasquemerecepagar #hevistolaluz

Culo Wolverine

*ruego a quien vaya al cine ¡mande imagen en alta resolución! Atentos a esta escena :-)

Culo Wolverine

En Perspectiva Cónica encontrarás colecciones y reflexiones con una perspectiva diferente... Puedes escribir tu comentario más abajo o unirte a la conversación en Facebook, Twitter o G+.

Michael y Eva Chow

Post anterior:

Michael Chow y su peculiar familia

Las Lolitas de ciudad

Post siguiente:

Las Lolitas de ciudad. Filosofía de vida

otras cosas chulas...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.