Cuando en tu empresa no se permite el acceso a la web de @womensecret

24 noviembre de 2015

Censura

La seguridad de la información y la libertad personal van de la mano cuando llega la hora de argumentar el por qué se censuran ciertas páginas de internet en la empresa. La productividad y la atención suelen seguir entre los argumentos.

Y yo les digo: “mi culo”. Sí, estas preciosas posaderas sobre las que hoy me siento en mi día de teletrabajo, en el que se supone que tampoco puedo salir de casa, abrir al mensajero o perderme demasiado para miccionar, son mi argumento preferido ante una práctica que solo denota que seguimos dirigidos por un único elemento: la ineptitud.

Y cuando comprendamos que la flexibilidad va más allá de restringir braguitas (no te vayas a tocar debajo de la mesa…) en horario laboral, o que navegar por internet es necesario en tiempos de digitalización (y pocas ganas de cambiar los modos de trabajo existentes desde los despachos), entonces descansaré.

Pero si quieren mi propuesta, estimados empresarios que determinan semejantes protocolos de actuación desde sus devices último modelo que gente como yo les enseñamos a aprovechar, les recomiendo:

  • contraten a personas cuya productividad se demuestre por algo más que por sus 8 apellidos vascos y que gestionen su tiempo como buenamente deseen,
  • aprendan que el multitasking pasa también por descansar el cerebro, aun cuando en internet nos hayamos formado muchos de los que ahora damos beneficios a su gran iniciativa empresarial y cuentas de resultados (ni que decir tiene que los que quieren perder el tiempo también tienen móvil y saben bajar a por café…)
  • y, por último, váyase de vacaciones. Está demostrado que, sin usted, navegaremos menos entre lencería y cerramos más temas.

Pero permítame cerrar con un párrafo que leía esta misma mañana acerca de la colaboración en el trabajo y de la necesidad de aportar ideas para la eficiencia:

“Trabaja del mismo modo en el que vivas. La gente compra la cena mientras hacen cola en el banco y hace transferencias mientras compra en el supermercado.  Con smartphones y tabletas siempre a mano, simplemente queremos que las cosas estén hechas cuando lo necesitamos. Si quieres que tu equipo sea tan productivo en el trabajo como en su vida personal, tienes que ofrecerle la misma tecnología y posibilidades.  Rápida, sencilla e intuitiva, en cualquier lugar y momento. Si haces práctico el trabajo, se convierte en natural.”

Por cierto, tan solo quería darme de baja de su newsletter…

Advertisements

En Perspectiva Cónica encontrarás colecciones y reflexiones con una perspectiva diferente... Puedes escribir tu comentario más abajo o unirte a la conversación en Facebook, Twitter o G+.

sucesión de viernes

Post anterior:

La vida es como… una sucesión de viernes

Post siguiente:

No dejes que tus vecinos recojan tus paquetes de SEUR

otras cosas chulas...

Deja un comentario