8 cosas que no soporto de sentarme en el Metro

19 octubre de 2015

– La gente que, habiendo 15 lugares libres en el vagón, escoge el que se encuentra a tu lado para sentarse.

– La gente que, habiendo 15 lugares libres en el vagón, escoge el que se encuentra a tu lado para sentarse, mientras notas cómo su cuerpo, bolso y demás enseres se posan sobre los tuyos [gracias por no sentarte sobre mi pierna de nuevo, a no ser que sea estrictamente necesario].

– La gente que, habiendo 15 lugares libres en el vagón, escoge el que se encuentra a tu lado para sentarse y apesta, mientras  aguantas elegantemente a su lado constriñendo tus fosas nasales, incluso cuando quedan 15 lugares libres en el vagón hacia los que escapar, para que no piense cuando te levantes “¿oleré mal?”, y se sienta mal por ello.

– La gente que, habiendo 15 lugares libres en el vagón, escoge el que se encuentra a tu lado para sentarse y abre una bolsa de Doritos para comenzar a comer ¡en el transporte público! [a ver si nos enteramos: ¿Doritos? No. ¿Palomitas de coliflor? No. ¿Pipas y cacahuetes? No. ¿Brochetas de cerdo recién horneado? No. ¿Chicles? (mejor te cuento lo que pienso de los chicles en otro #cosasQueNoSoportoDe…) ¿Todo lo que huela (o salpique)? ¡¡no!! Y, hazme un favor, lávate las manos antes de agarrarte a la barra en la que también nos sujetamos los demás].

– La gente que, habiendo 15 lugares libres en el vagón, escoge el que se encuentra justo delante de ti para observarte los pies durante el resto del trayecto [mientras escondes los dedos como si fuesen garras a punto de ataque].

– La gente que, no habiendo ni un solo lugar libre en el vagón, se sienta y promete no levantar la mirada ante ancianas, embarazadas, obesos, ciegos, discapacitados en general, desmayos, robos y otras inclemencias de ciudad, fingiendo que leen el mejor bestseller de todos los tiempos en su Kindle que, casualmente, se encuentra apagado, #noVayaAperderSuSitio.

– La gente que, habiendo tan solo dos lugares libres en el vagón, se sienta y ocupa un asiento adicional con su bolso y promete no levantar la mirada ante ancianas, embarazadas, obesos, ciegos, discapacitados en general, desmayos, robos y otras inclemencias de ciudad, mientras intentas realizar contacto visual con ellos para que lo retiren.

– La gente que, habiendo escogido el lugar que se encuentra a tu lado habiendo 15 lugares libres en el vagón, se sienta demasiado cerca ¡para limarse las uñas!

#osDetesto

Advertisements

En Perspectiva Cónica encontrarás colecciones y reflexiones con una perspectiva diferente... Puedes escribir tu comentario más abajo o unirte a la conversación en Facebook, Twitter o G+.

vender en un mercadillo de segunda mano

Post anterior:

¿Por qué no vender tu ropa en un mercadillo de segunda mano?

El Pensador de Rodin

Post siguiente:

10 cosas que queremos que los hombres aprendan para el Año Nuevo

otras cosas chulas...

Deja un comentario