10 razones para huir de un hombre italiano

21 marzo de 2014

O les odias o te encantan. Y es que esto de ligar con un hombre italiano tiene tela, porque sí, vosotras les habéis mitificado y ahora, ahora el resto sufrimos su vanidad. Por eso este 10 razones para huir de un hombre italiano. Porque sé que eres débil y yo: no les soporto.

1. Créete todo lo que te digan mientras te intentan llevar a la cama, porque, una vez allí, se olvidarán hasta de tu nombre. Lo llaman romanticismo [ja!], pero siento decirte que lo de  buenos amantes es un mito. Su arte de seducción se resume en lo de siempre: ¡yo llego prime!

2. No intentes conversar, mejor apúntate a un curso de lenguaje de signos. Porque son tan… sofisticados [ehem] que, hasta para decirte que no te comprenden, te lo harán saber con las manos.

No te entiendo

3. Ver fútbol les resulta más orgásmico que llevarte a la cama. Y sí, podrían cambiarte por una entrada para el Calcio.

4. No crecen jamás. Si a un españolito medio le cuesta dejar de llevar las camisas a planchar a casa de mamá, los italianos jamás superarán que no seas ella.

5. No podrás llevarles a la playa: visten speedos mega-ajustados ¡color flúor! [¡¿estáis de coña?!]

Flavio Briatore

6. Tu identidad [la de su madre, su prima lejana y todas esas “amigas especiales” a las que detestas] pasará a ser conocida como “amore mio”.

7. Si te gusta el drama, lo tendrás [y unos cuernos del tamaño de sus “comidas de negocios”].

8. Se miran al espejo más que tú. Para depilarse las cejas, a echarse autobronceador, …

 9. Sus zapatos son sagrados [como el fútbol]. Ni se te ocurra pisarles o aprenderás todo un repertorio del perfecto va fanculismo.

10. Son ruidosos. ¡Mucho! Jamás tendrás suficiente paracetamol en el baño como para aguantarle con sus amigos en el sofá en el que solías descansar durante tu vida de soltera.

Imagen superior

En Perspectiva Cónica encontrarás colecciones y reflexiones con una perspectiva diferente... Puedes escribir tu comentario más abajo o unirte a la conversación en Facebook, Twitter o G+.

muñeco hinchable

Post anterior:

He llegado al trabajo, ¡y me habían cambiado por otra!

Director trabajando

Post siguiente:

Entre CEOs anda la cosa

otras cosas chulas...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.